El músculo esquelético es el tejido más grande del cuerpo. También es el más adaptable a su entorno y puede sufrir cambios dramáticos en masa y fuerza. En respuesta al ejercicio de resistencia y / o esteroides anabólicos, los músculos se someten a hipertrofia (aumento de masa, área de sección transversal y fuerza). La reacción opuesta en la que los músculos se debilitan, conocida como atrofia, puede ser causada por factores como el hambre, la inactividad física o problemas de salud como diabetes, insuficiencia renal, problemas cardíacos o pulmonares y cáncer, a menudo asociados con el envejecimiento. Pero lo que es peor, la debilidad muscular en sí misma aumenta los riesgos de todas las causas de muerte.

Muchas personas mayores sufren de sarcopenia, que es un proceso de desgaste muscular que comienza después de los 50 años. En promedio, el 1% de la masa muscular se pierde cada año. Esta degeneración muscular produce fragilidad, que es la causa principal de que las personas mayores terminen en hogares de ancianos. La masa muscular inicial, antes de que comience la degeneración, es un factor clave que determina la tasa de degeneración y la calidad de vida a medida que envejecemos.

Por lo tanto, a todos nos interesa estimular el aumento muscular a una edad temprana y seguir haciéndolo mientras vivamos.

Para comprender cómo crecen los músculos, debemos observar algunos aspectos biológicos. Todos los tejidos de nuestro cuerpo están formados por células, y el principal tipo de células que forman los músculos son las fibras musculares. Una célula normal contiene un núcleo, que contiene las instrucciones para producir proteínas, y la fabricación real de las proteínas se produce en los alrededores. citoplasma. Una fibra muscular es única en el hecho de que es una célula enorme que alberga una gran cantidad de núcleos, todos juntos en una célula larga. La acción combinada de estos núcleos le da a la célula muscular una enorme capacidad para producir proteínas. Cuando los músculos crecen, la célula se hace más grande, y para mantener la producción de proteínas aumentada, también aumenta el número de núcleos en la célula.

Estos nuevos núcleos se derivan de las células “satélite”, que son un tipo de células madre que se encuentran cerca de las fibras musculares. Normalmente están inactivos, pero cuando son estimulados por las hormonas esteroides o por una lesión muscular (como después de un ejercicio intenso), comienzan a dividirse y algunas de las células satélite hijas se fusionan con las fibras musculares para donar su núcleo. Los experimentos científicos muestran que lo primero que sucede es la entrada de nuevos núcleos, y luego aumenta la síntesis de proteínas. Por lo tanto, el crecimiento muscular no ocurre inmediatamente después del ejercicio, sino que toma algo de tiempo.

Con la atrofia muscular, los científicos solían creer que la cantidad de núcleos disminuye y que los núcleos se pierden. Ahora una nueva investigación ha encontrado que esto no es correcto. Cuando desaparece el estímulo para desarrollar músculos (disminución de los esteroides o falta de ejercicio), la célula muscular se vuelve más pequeña porque la síntesis de proteínas se detiene y el citoplasma se condensa, pero el número de núcleos sigue siendo el mismo. De hecho, la retención de nucleinow “extra” explica lo que se conoce como “memoria muscular”. Le da al músculo la capacidad de responder más rápidamente a los estímulos para la hipertrofia en el futuro. Este fenómeno es claramente notable como una facilidad para recuperar masa muscular previamente perdida. La investigación actual ha encontrado que el número de núcleos en el músculo permanece estable durante al menos 15 años, y posiblemente permanente. Por lo tanto, incluso si ha pasado mucho tiempo sin ejercicio, se requiere menos esfuerzo para recuperar el músculo que lo que se necesitó para ganarlo la primera vez.

A lo largo de la evolución humana, este mecanismo que le da a los músculos la capacidad de cambiar rápidamente se considera una gran ventaja para la adaptación. Cuando la comida es escasa, los músculos disminuyen rápidamente para que el cuerpo pueda sobrevivir con recursos limitados.

Cuando los alimentos vuelven a estar disponibles, el rápido aumento de la masa muscular devuelve al cuerpo a su forma anterior, lo suficientemente fuerte como para luchar o huir y, por lo tanto, aumenta las posibilidades de supervivencia. Teniendo esto en cuenta, no es difícil entender que el músculo no puede crecer sin ajustar la ingesta de alimentos. No solo la cantidad, sino la calidad de la dieta es extremadamente importante. Como fuente de alimento para los músculos, nada supera a una proteína de alta pureza con alta biodisponibilidad que se digiere rápidamente y se absorbe por completo.

La persistencia de los núcleos musculares nos enseña que es extremadamente importante estimular el crecimiento muscular mientras somos jóvenes. La capacidad de la célula satélite para proliferar y regenerar los músculos disminuye con la edad. Dado que la producción de hormonas también disminuye con la edad, la mayor concentración de núcleos musculares se logra antes de los 25 años. Las personas que realizan ejercicio intenso a temprana edad y acumulan una alta “reserva” de núcleos en sus fibras musculares tienen muchas más probabilidades de envejecer sin problemas. Esto se debe a que pueden aprovechar las reservas para mantenerse en forma con un esfuerzo relativamente pequeño. Pero para aumentar las reservas de núcleos, es crucial un nivel suficiente de hormonas esteroides y alimentos de buena calidad que proporcionen todos los nutrientes esenciales.

Conclusión

Haga ejercicio, tome sus proteínas, vitaminas y minerales, controle regularmente sus niveles de hormonas esteroides y comience a hacer esto lo más joven posible. Esta es una regla de oro para vivir una vida larga y saludable.

 

Dr. Sonia Van Kerckhoven

Doctorado en Biología Celular y Molecular

Experta en Genética Médica

 

 

—————————————————————————————————————————–

Referencias:

Schwartz LM, 2019. Skeletal Muscles Do Not Undergo Apoptosis During Either Atrophy or Programmed Cell Death-Revisiting the Myonuclear Domain Hypothesis. Front. Physiol. 9:1887

Winje et al. ,2019. Cachexia does not induce loss of myonuclei or muscle fibres during xenografted prostate cancer in mice. Acta Physiol. e13204.

Gundersen K, 2016. Muscle memory and a new cellular model for muscle atrophy and hypertrophy. J. Exp. Biol. 219, 235–242

Bruusgaardet al., 2012. No change in myonuclear number duringmuscle unloading and reloading. J. Appl. Physiol. 113, 290–296.

Bruusgaard et al., 2010. Myonuclei acquired by overload exercise precede hypertrophy and are not lost on detraining. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 107, 15111–15116

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *